El agave o pita es un cáctus de cuyas hojas machacadas se extrae hilo.
La tela sobre la que pesó la pena de muerte a quien divulgase su elaboración, tiene competidoras.
El secreto de la producción de seda ha estado guardado durante más de 2.000 años por el gran Imperio Chino. La extracción de la fibra hirviendo el capullo del gusano cuestiona si en pleno siglo XXI no existen otras opciones. Y es que la naturaleza ofrece una fibra vegetal proveniente del agave que aporta la misma sensación sedosa que la fibra original.
Detalle del trabajo de un telar.

Detalle del trabajo de un telar.

 

Diferentes tipos de seda

Las sedas de origen no animal se han hecho un hueco desde el siglo XX en el mercado de la moda. Su menor coste propició que se popularizasen telas como el rayón o el naylon. El rayón, también llamado viscosa es una fibra artificial celusósica que proviene de la madera o del algodón, mientras que el naylon es un polímero.Telas que aportaban brillo, suavidad y además por un coste de producción inferior al de la seda.

En estos momentos, la opción de obtener una tela de origen vegetal y de textura sedosa sin recurrir a la crueldad animal, señala al agave como un buen sustituto. El agave o pita es un cáctus de cuyas hojas machacadas se extrae hilo.

El agave o pita es un cáctus de cuyas hojas machacadas se extrae hilo.

El cáctus llamado agave o pita de cuyas hojas machacadas se extrae hilo.

Procedencia del agave

El agave americana o pita es originario de México, donde se distribuyó para todo el mundo desde el puerto de Sisal. Por ello en ocasiones, también recibe el nombre de sisal.

En la actualidad, Marruecos produce seda que proviene del agave. En una visita a la ciudad marroquí de Fez, es fácil encontrar la realización del teñido de la fibra de modo artesanal paseando por las calles de la Medina. Además, establecimientos de venta de telas aprovechan la curiosidad de los turistas hacia el tejido vegetal para mostrar la elaboración de ésta en los telares.

Telar en Fez trabajando con fibras vegetales.

Telar en Fez trabajando con fibras vegetales.

El futuro de las fibras vegetales

La aparición de tejidos vegetales que ofrecen gran resistencia y un tacto muy similar a la seda, proveen nuevas alternativas. La seda seguirá siendo valorada por su delicada textura y por toda su historia. Aún así, las fibras vegetales abren alternativas ecológicas a la moda que se han de tener muy en cuenta.


Sheila Dorrego





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.