La Semana Santa en Barcelona siempre se ha celebrado con procesiones que han recorrido el barrio de Ciutat Vella con imágenes de la Pasión de Cristo de diferentes cofradías. En La Casa de la Seda de Barcelona podemos encontrar un paso de Semana Santa del siglo XVIII del Misterio de la Santa Espina.

Procesión de Viernes Santo de 1948.

Procesión de Viernes Santo de 1948.

No todos los gremios podían decir que tenían un paso de Semana Santa. El gremio de los veleros estaba asociado a la cofradía de la Purísima Sangre de Santa María del Pi y eso otorgaba a sus miembros cierta relevancia al formar parte de una asociación donde tenían una reliquia: una de las 72 espinas que cubrieron la cabeza de Cristo.

El paso de Semana Santa de la Virgen de la Santa Espina fue desmontado y ahora mismo la Virgen, conocida como la Virgen de la Aflicción, preside el salón gremial, sin duda la sala más espectacular de la casa. Pero cabe destacar otra imagen que queda grabada en la mente de todos los que nos visitan: los 5 angelitos llorones que vemos una vez cruzamos la puerta de hierro forjado de la entrada.

Paso de Semana Santa del siglo XVIII del Misterio de la Santa Espina (Foto de @raisabate).

Paso de Semana Santa del siglo XVIII del Misterio de la Santa Espina (Foto de @raisabate).

Estos 5 angelitos acompañaban a la Virgen representando, con sus lágrimas y los objetos que sostienen, el dolor de 5 momentos cruciales de la Pasión de Cristo:

  • El trapo con el que Poncio Pilato se secó las manos desentendiéndose de su destino.
  • Los dados con los que los soldados se jugaron sus pertenencias.
  • Las pinzas con las que sacaron los clavos que le clavaron en manos y pies.
  • El martillo con el que le clavaron los clavos.
  • Los clavos que utilizaron para clavarlo en la cruz.

Durante la visita guiada a la Casa de la Seda nuestra guía te descubrirá muchos más detalles y curiosidades de otros objetos que puedes encontrar como el Cristo de Marfil del siglo XVIII o el armario del 1683 donde se esconde el gran tesoro de la casa.

Pero el lugar más fotografiado de la casa es en el Hall de la entrada. Allá un cómodo sofá de piel nos invita a sentarnos, justo debajo de los angelitos. Espontáneamente este rincón siempre se acaba convirtiendo en el particular “photocall” de la casa.

Particular photocall de La Casa de la Seda (Foto de @martatbcn)

Particular photocall de La Casa de la Seda (Foto de @martatbcn)


 

Clara Ferrer Decarpentrie