Sede del Col·legi d'Art Major de la Seda

La Casa de la Seda se ubica en la calle de Sant Pere Més Alt, calle incluida en el segundo recinto amurallado de la ciudad. Un barrio que mantiene el trazado medieval aunque en la época moderna sufriese diversas alteraciones. Durante los siglos XVIII y XIX, se asentaron entre sus calles industriales dedicados al sector textil, prueba de ello son el Passatge Sert y la Casa de Seda.

Plano del distrito

Plano del distrito

Que un edificio histórico haya perdurado en el tiempo y llegado hasta nosotros puede deberse a que este siempre haya tenido una utilidad, a que se haya considerado el edificio como un elemento valioso o también al haber tenido una pizca de casualidad.

En una ciudad tan grande como en la que vivimos, que estos tres elementos se aúnen se puede considerar un golpe de suerte. Y eso fue lo que le sucedió a La Casa de la Seda entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Ildefons Cerdà recoge en su plan de reforma y ensanche la necesidad de abrir una gran vía que comunicase el centro de Barcelona con el mar; no se iniciarían las obras del plan ideado por Cerdà en 1859 hasta 1908. La entrada de concejales de la LLiga Regionalista y concejales republicanos en el ayuntamiento había puesto sobre la mesa la necesidad de tamaña intervención.

El acceso al mar de una ciudad industrial se había convertido en una necesidad capital, la apertura facilitaría la importación y exportación de mercancías; además, la insalubridad de los barrios amenazaba con problemas sanitarios. Otros motivos que llevarían a la apertura eran la idea de convertir la avenida en un centro de negocios y el de crear un centro histórico monumental en la ciudad.

Via Laietana levantada

Via Laietana levantada

Así, con la apertura de la vía Laietana se debatió si la Casa de La Seda debería ser uno de los edificios abocados a la extinción o en su defecto a su traslado, como le sucedió a la Casa Padellàs, trasladada piedra por piedra y actual Museo de Historia de la Ciudad de Barcelona (MHCB). Afortunadamente, la Casa de la Seda se hallaba alienada con la antigua calle Arcs de Junqueras, la ampliación de la Vía podría efectuarse sin que la Casa entorpeciera las obras.
A inicios de siglo XX, el antiguo claustro derruido del Convento de San Francesc de Paula, situado al lado de la Casa de la Seda, dio paso al Palau de la Música (1908), construcción promovida por el Orfeó Catalá. En ese momento, la relevancia arquitectónica e histórica de la Casa dels Velers se puso en tela de juicio, pues, la Casa dels Velers, entorpecía la visión de la magnificente obra de Domenech i Montaner.
Los posibles debates sobre el derribo de la casa se truncaron el 2 de junio de 1919 cuando se publicó la Real Orden en la que se declaraba la sede del Col·legi de l´Art Major de la Sedamonumento arquitectónico de Interés Nacional, nombramiento promovido por el arquitecto Jeroni Martorell.

Sede del Col·legi d'Art Major de la Seda

Sede del Col·legi de l’Art Major de la Seda

Si el derribo se hubiese llegado a producir, la mayor pérdida no hubiese sido arquitectónica, sino histórica. En la actualidad, el poder contar con la sede del antiguo gremio dels Velers en su enclave original, nos facilita visualizar la idea de una Barcelona gremial.

El gremio de los sederos se constituyó en 1533 bajo la advocación de la Virgen María de los Ángeles, reuniéndose en un origen en la Iglesia de Santa Anna, a inicios del siglo XVII se trasladarán al convento de Santa Caterina; y no será hasta 1763 que el gremio se mude a su nueva sede. La construcción de La Casa de la Seda nos permite hablar de un pasado de bonanza económica en el gremio sedero durante el siglo XVIII.
Aunque el edificio proyectado por Joan Garrido i Bertrán sea una joya arquitectónica, y los anónimos esgrafiados de la fachada lo doten de singularidad, el principal valor de la Casa dels Velers no reside en su continente, sino en su contenido.
El contenido del edificio nos permite conocer la grandeza del gremio de la seda, la relevancia de la materia prima, la historia de ésta y nos acerca a la sociedad que engendró dicho edificio. A través de las visitas guiadas, realizadas todos los sábados de 11:00 a 12:00 en español y de 12:00 a 13:00 en catalán se promueve que la historia de esta preciosa casa se mantenga viva.

Biblioteca Casa de la Seda Barcelona

Biblioteca Casa de la Seda Barcelona

 

Sheila Dorrego

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.